Boricua De Chicago Se Las Inventa Para  Traer Ayuda A La Isla
23 de octubre de 2017, ARECIBO, PR

Han sido miles los puertorriqueños de la diáspora que desde el día uno post María no han cesado de ayudar a sus hermanos acá en la isla.  Ese lazo irrompible de hermandad que nos une a los de allá con los de acá se ha hecho realmente visible en estos días difíciles que vivimos.

 La creatividad de José Pérez, boricua oriundo de Aguada y quien lleva residiendo en Chicago desde niño, lo llevó crear unas camisetas con un mensaje especial para, con la venta de las mismas, poder traer ayuda a familias en la isla.

 Nos cuenta José que “Todo el mundo está haciendo algo en Chicago.  Pues yo empecé con la idea de vender algo para recolectar fondos. Entonces es que se me ocurre hacer una camiseta relacionada a lo que está pasando la isla para con ese dinero ayudar a nuestros hermanos aquí en la isla.”

 Entre risas nos comenta José que aprovechó el comentario del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y así creó una camiseta con el mensaje: “I came from Puerto Rico, an island surrounded by water, BIG water, ocean water, HUGE amounts of water.” 

“Con este dinero es que hemos podido comprar linternas, velas, baterías, baby wipes, radios y los estamos repartiendo acá en la isla.  También hemos podido dar ayuda en dinero, no es mucho pero se ayuda.” Con ojos llorosos agrega José que “Uno tiene que hacer algo, el corazón de uno está acá en la isla…yo le dije a mi jefe que venía para la isla a ayudar, y aquí estoy.”

 José dio gracias al dueño de lo que nos describió como un ícono de la comunidad boricua en Chicago, el restaurante La Buruquena: “Tengo que agradecer a la administración de La Buruquena porque cuando le senseñé la camiseta rápido me prestaron su lugar para vender las camisetas y a cada cliente que llegaba se las ofrecían.”   Igualmente hay que reconocer la labor que está haciendo La Casa Puertorriqueña allá en Chicago.  Han estado recogiendo comida, agua, alimentos y enviándolos a la isla.”

 En Arecibo nos despedimos de José y partió rumbo a Aguada a continuar su camino de dar la mano y ayudar a sus hermanos boricuas, hermandad que hoy deja claramente establecido que seríamos borincanos aunque naciéramos en la luna.

¿Tu reacción?

Conversaciones de Facebook